¿Por qué la OTAN bombardeó Yugoslavia? 11 realidades

¿Por qué la OTAN bombardeó Yugoslavia?

11 realidades

 

¿Por qué la OTAN bombardeó Yugoslavia? A continuación 11 realidades. Con ocasión de la conmemoración de los 25 años de los bombardeos de la OTAN a Yugoslavia se plantea un análisis de las circunstancias que los impulsaron. Un seguimiento de la cuestión permite identificar los intereses de las partes y cómo Belgrado perdió la batalla política ante el UÇK (Ejército de Liberación de Kosovo), que logró poner de su parte a la Administración estadounidense ante la deslegitimación que sufrió no sólo el líder serbio Slobodan Milošević, sino también el propio líder albanokosovar Ibrahim Rugova.

Introducción

Esto es una relación de hechos que sirven para conocer las razones e intereses que motivaron los bombardeos de la OTAN a Yugoslavia, casi una década después de su desintegración, de acuerdo con la posición de fuerza que tenían las partes involucradas, estas son la OTAN, Belgrado, Pristina y el UÇK (Ejército de Liberación de Kosovo). El análisis procura ir más allá de las posiciones morales, apegos y agendas que genera el conflicto serbo-albanés por Kosovo.

Los bombardeos de la OTAN a Yugoslavia se enmarcan en lo que se vino en llamar Nuevo Orden mundial, al ser EE.UU., después de la Guerra Fría, la principal potencia internacional.  De esta manera, Washington, a partir de los años 90, intensificaba su condición de “policía internacional”, y establecía su esfera de seguridad y de influencia con una fuerza de fuego y económica muy superior al resto. Fruto de esa inercia de dominación vendrían por parte de la OTAN las intervenciones en Afganistán (2001) y en Libia (2011). Pero primero sería Kosovo en 1999.

1. La ilegalidad

Los bombardeos se produjeron de manera ilegal. No hubo una resolución favorable del Consejo de Seguridad y ningún miembro de la OTAN estaba amenazado. Se podía apelar a una legitimidad por los crímenes de las fuerzas serbias contra población albanesa, pero no había una base legal por la cual el derecho internacional no se viera perjudicado. De hecho, esos bombardeos hoy se esgrimen como uno de los principales argumentos para exponer las contradicciones de la Alianza Atlántica en cuanto a su vocación defensiva.

2. Maniobra de distracción

Se suele aducir que los bombardeos se produjeron como cortina de humo para tapar el «escándalo Lewinski», que afectaba a la popularidad de Bill Clinton. Al respecto, resulta tan exagerado como lógico pensar que los asesores de Clinton lo tuvieran en cuenta y jugara a favor de la empresa política y militar. Lo más probable es que Washington hubiera apostado por los bombardeos igualmente a tenor de la posición de fuerza que ostentaba, los beneficios que podía obtener y los costes de dicha acción.

3. Los acuerdos de Rambouillet

El artículo 8 del anexo B de Rambouillet (negociaciones anteriores a los bombardeos) establecía que las fuerzas de la OTAN podían moverse libremente por territorio yugoslavo. Era esperable que Slobodan Milošević (o su equipo de negociación liderado por Ratko Marković) lo rechazara, si además era la propia Yugoslavia quien debía financiar parte de la misión y los funcionarios desplazados tenían protección diplomática. Eran condiciones inasumibles para cualquier gobernante que tiene encomendado la protección de la soberanía territorial. El planteamiento de dicha clausula abusiva estaba dirigida a garantizar que las fuerzas internacionales tuvieran un control de la situación sobre el terreno.

4. Posición militar

Belgrado no controlaba todo Kosovo desde el otoño del 98, meses antes del comienzo de los bombardeos (marzo del 99). El UÇK en una primera fase era considerada como una organización terrorista por la propia Administración estadounidense, pero ganó peso militar (dominaba un tercio del territorio) y también peso político. Había recibido cientos de miles de armas desde Albania (debido a la crisis estatal y social de 1997) y la estrategia desobediente de Ibrahim Rugova, líder albano-kosovar, había perdido popularidad entre la población albanesa a lo largo de la primera mitad de los años 90, principalmente, al verse excluidos los albanokosovares de los acuerdos de paz de Dayton (que terminaban con la guerra en Bosnia y Herzegovina). En mayo de 1998, hubo una posibilidad de acuerdo Milošević-Rugova (una potencial autonomía dentro de Yugoslavia), pero los líderes del UÇK sólo querían la independencia y tenían fuerza para convencer a EE.UU. Los abusos de la Administración serbia en Kosovo durante los 90, el contexto en clave de conflicto étnico serbo-albanés y el fracaso de la estrategia desobediente de Rugova terminaron por causar un apoyo social mayoritario a la reacción militar del UÇK.

5. Alemania

Los bombardeos de la Alianza atlántica permitían a Alemania entrar en un conflicto exterior tras la II GM y coincidiendo con la conmemoración de los 50 años de la fundación de la OTAN. Eso facilitaba que Berlín abandonara la moderación forzada y un perfil constreñido en el tablero internacional. Además de la asunción de que Milosević era Hitler (que no lo era) y los serbios unos nazis (que no lo eran), para construir una narrativa que permitiera a Alemania tener un papel humanitario en la escena global para líderar a los países europeos.

6. Rusia

Rusia no apoyó militarmente a Serbia por varias razones. Principalmente, quería mantener buenas relaciones con Occidente (dependencia económica) y las relaciones entre Yeltsin y Milošević no eran buenas (Bechev, 2017:46). El primero opinaba del líder serbio que buscaba la confrontación entre Moscú y todo Occidente. Sin perjuicio de esas relaciones tensas, Rusia tuvo un papel fundamental en la consecución del fin de las hostilidades entre Belgrado y la OTAN el 11 de junio de 1999.

7. Los cálculos reputacionales

No haber intervenido en ByH entre 1992 y 1995, hasta la Operación Fuerza Deliberada, había hecho daño a las potencias occidentales, habida cuenta del impacto tan negativo de imagen que tuvo el asedio serbobosnio a Sarajevo y el abandono de la población bosníaca. Pero también económico: la reconstrucción del país balcánico implicó una inversión y derroche gigantesco. El agotamiento de la población europea respecto al conflicto ex yugoslavo invitaba a tomar soluciones expeditivas, que eran aprobadas por gran parte de la opinión pública (aunque no de manera unánime). Paralelamente, permitía a EE.UU. congraciarse con el mundo musulmán (la mayoría de los albanokosovares son musulmanes), donde el sentimiento antiamericano había aumentado los años anteriores. Sin embargo, los países árabes fueran escépticos respecto a la conveniencia de los bombardeos, habida cuenta de la pertenencia de Yugoslavia al grupo de países no alineados.

8. La estabilidad

La Alianza Atlántica con los bombardeos buscaba entre otros objetivos lograr un frente de seguridad en un corredor cercano al Mediterráneo y Oriente próximo. Para los países OTAN (y UE), la zona era y es instrumental. Se debe garantizar la estabilidad, fundamental para su arquitectura de seguridad. Milošević ya no era garante de esta paz. Había perdido gran parte del control de la zona y su política generaba un problema gravísimo de refugiados (más de 500.000 refugiados), que podía afectar a la Antigua República Yugoslava de Macedonia, Albania, Bulgaria y Grecia, con consecuencias imprevisibles. Se tiende a sobredimensionar la importancia estratégica de la base americana de Bondsteel en las afueras de Pristina, cuando países cercanos como Italia o Bulgaria son aliados firmes de la OTAN.

9. Las privatizaciones

Las motivaciones respecto a Kosovo también se pueden ver desde una óptica económica. En un anexo no firmado de los acuerdos de Rambouillet se establecía una «economía de libre mercado» y la privatización de todos los activos gubernamentales. En este caso, el esfuerzo militar debía ir acompañado de beneficios económicos y Serbia (Kosovo incluido como provincia autónoma) reunía más de un 75% de empresas de propiedad pública. La ofensiva buscaba lograr contraprestaciones económicas y que la zona se integrara en un marco liberal de economía de mercado.

10. Relatos incompatibles

Los albanokosovares sufrieron todo tipo de abusos y represiones, también varias masacres, pero los bombardeos permitían impulsar la aspiración de la élite albano-kosovar de lograr la independencia respecto a Belgrado, por lo que la intervención internacional se ajustaba a su agenda política. Para los serbios los bombardeos suponían la sustracción de su territorio y una humillación internacional. Entre ambas narrativas resulta difícil elaborar un relato compartido que sustente la reconciliación de imaginarios.

11. Víctimas

Tienden a sobredimensionarse las víctimas de los bombardeos (aunque cualquier víctima es un drama humano). Se han probado menos de 800 víctimas entre soldados civiles y militares. Cifras repartidas con cierta igualdad entre serbios y montenegrinos, por un lado, y albaneses, por el otro.

Conclusión

Kosovo podría haber permanecido en Serbia (con reservas) si después de Dayton, Milošević hubiera llevado otra política hacia la provincia autónoma (negociación y cesión, dado que más del 90% de la población eran albano-kosovares), pero presumiblemente ese tipo de concesión le hubiera condenado políticamente entre su electorado serbio. La fuerza internacional que había logrado Milošević con los acuerdos de Dayton (1995), donde se le había otorgado la condición de garante de la paz regional, por su ascendencia sobre los serbo-bosnios, la perdió en los dos años siguientes, por su mala gestión del contencioso kosovar y, también, por la oposición interna, cansada de años de sanciones, embargos y carestía.

Los bombardeos de la OTAN a Yugoslavia se produjeron porque los cálculos políticos, militares y económicos de los miembros de la alianza lo permitieron. Llegó un momento en el que Kosovo se convirtió en un territorio ingobernable, con una mayoría de población contraria a cualquier soberanía serbia, y con una organización militarizada (el UÇK) con una amplia legitimidad social. Los bombardeos por un lado carecieron de fundamentos legales, con los consiguientes costes reputacionales para la OTAN, y, también, generaron un fuerte resentimiento entre la población serbia, hoy firmemente contraria a la integración de su país en la OTAN.

Bibliografía

Bechev, Dimitar (2017) Rival Power: Russia in Southeast Europe. New Haven, Yale University Press.

 

Miguel Roán

Director de Balcanismos

 

¿Por qué la OTAN bombardeó Yugoslavia? 11 realidades by Miguel Roán is licensed under CC BY-NC 4.0¿Por qué la OTAN bombardeó Yugoslavia? 11 realidades¿Por qué la OTAN bombardeó Yugoslavia? 11 realidades¿Por qué la OTAN bombardeó Yugoslavia? 11 realidades

Balcanismos

BALCANISMOS es una plataforma para la divulgación del ocio, la información y el conocimiento de la región balcánica.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.