Virgen jurada Stana Cerović: discurso, poder y virilidad

Isidora Popović comparte su trabajo de investigación sobre Stana Cerović: considerada la última virgen jurada del medio rural montenegrino, antes de morir en el año 2016. Su trabajo incluye un video con su testimonio, exponiendo algunas de sus características psicológicas, que su condición particular reflejaban, su visión de la vida y de las mujeres, y de las relaciones personales. 

 

¿Qué es una Virgen Jurada?

Se trata, fundamentalmente, de un código de conducta que se remonta a la primera mitad del siglo XIX y que se extiende a lo largo del siglo XX, caracterizado por un proceso de desubjetivación de los cuerpos femeninos vírgenes que se encuentran, cuando no hay hijos varones en la familia, disciplinados para ser masculinos.

Las mujeres se convierten en hombres no a través de la reasignación de su sexo, sino a través de la coacción, la manipulación de sus gestos, vestimenta, comportamiento, en fin, todo lo que caracteriza una forma de ser y de estar en el mundo específicamente masculina – el ejemplo tradicional del sujeto varonil – aunque sea en cuerpo de mujer.

Comprender tales procesos implica comprender los discursos y dispositivos de un poder patriarcal que presidió espacios específicos en un pasado no muy lejano: los Alpes Dináricos, es decir, el territorio de Montenegro, Albania, Kósovo, Herzegovina, Zagora Dálmata.

La tradición de este fenómeno está ligada a algunos puntos del código consuetudinario Kanon Leke Dukađina (albanés: Kanuni i Lekë Dukagjinit), válido en las regiones montañosas de Albania, cuya práctica se remonta a cinco siglos, influyendo en la región que nos interesa: Montenegro.

Este código de conducta -conformado por 1263 artículos- fue transmitido oralmente entre las distintas tribus de esta región, legitimando a lo largo del tiempo realidades sobre los modos de vida y el modo de pensar de una sociedad patriarcal, es decir, sobre las mujeres que pesaban fuertemente en las interdicciones del orden ético, moral y económico.

Su obligación se limitaba al cuidado de los hijos y del hogar, sin derecho a voto ni a realizar ningún tipo de negocio, ni a percibir salario o herencia. Además, no podían consumir bebidas alcohólicas, fumar, blandir un arma, etc. En definitiva, toda una serie de prohibiciones pesaban sobre ellas, respecto a prácticas que eran exclusivamente parte del universo masculino.

Este fenómeno fue el tema de mi trabajo final de posgrado que hice en Brasil, titulado Virgen jurada Stana Cerović: discurso, poder y virilidad. La base teórica y metodológica de mi investigación fueron los Estudios Discursivos Foucaultianos, según los cuales es necesario aceptar el discurso como una práctica que deriva de la formación del conocimiento sobre los sujetos y como lugar donde se articulan conocimiento y poder.

(Para ver el video con subtítulos en castellano hay que pulsar el botón de configuración y pulsar en la pestaña de subtítulos-español)

De hecho, en este estudio pretendí comprender los discursos, analizando las secuencias enunciativas que desencadenan una reconstrucción de las identidades del ser femenino y / o masculino y que producen el sujeto discursivo Vírgenes Juradas – mujeres que asumen el rol de hombres en la parte occidental de los Balcanes, manteniendo el juramento de nunca tener relaciones sexuales para satisfacer las demandas de un dispositivo de poder forjado en el corazón de una tradición patriarcal.

Seguí el principio de que el lenguaje, el verbal y el no verbal, en el que el discurso se materializa y que da visibilidad a las relaciones de poder, produce subjetividades. Por tanto, mi enfoque fue analizar, discursivamente, los efectos del sentido y del sujeto que implican la (re) producción de identidades y prácticas corporales del sujeto mujer que necesariamente se hace hombre.

Mi corpus constó de dos materialidades: el testimonio de Stana Cerović, la última virgen jurada de Montenegro, publicado en la revista suiza Das Magazin, en 1997, y el informe realizado en Montenegro, en 2004, con la citada virgen jurada.

La película que hice en septiembre de este año, en colaboración con el Ministerio de Cultura de Montenegro, es una adaptación audiovisual de mi trabajo. Esta fue una idea personal, con la que quería llegar más rápido a un público más amplio y de varios países,y ofrecer así mi punto de vista sobre este fenómeno, ya que haymuchos investigadores que se ocuparon de este tema como Ljiljana Gavrilović, Mirko Barjaktarović, Jelka Vince Pallua, René Grémaux, etc.

En la película resalté enunciados del testimonio de Stana Cerović, que muestran discursos forjados por un dispositivo de virilidad y endogamia, en el que destacó la relevancia y valor de los linajes masculinos y el acto de honor, así como la posición de Stana en relación con otras mujeres, negando así todo lo que la vincula con el universo femenino.

Todas las imágenes que se pueden ver en el video siguen exactamente su testimonio pronuncionado por dos actrices famosas montenegrinas: Kristina Stevović y Olivera Vuković. En la última parte se oye mi voz que aporta una explicación teórica de este fenómeno.

Milica Milović produjo la música para la película, Kristina Šušić e Ivan Mijić fueron los encargados de la cámara y del montaje.

 

Isidora Popović nació en Montenegro. Es licenciada en Filología española y portuguesa en la Università degli studi di Bari Aldo Moro, Italia. Estuvo en Portugal un año a través del programa ERASMUS, en la Universidade do Porto (FLUP). Realizó sus estudios de posgrado en UNICENTRO, en la ciudad de Guarapuava, estado de Paraná, Brasil. Después de sus estudios en Brasil organizó dos eventos en la capital montenegrina, Podgorica, relacionados con la lengua, cultura, tradición y enseñanza brasileña. Trabaja como traductora e intérprete, pero también como profesora autónoma de español, portugués e italiano.

 

Balcanismos

BALCANISMOS es una plataforma para la divulgación del ocio, la información y el conocimiento de la región balcánica.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.